Godspeed You! Black Emperor.

Segunda oportunidad en casi un año de ver al colectivo canadiense en Vigo. Si la primera ocasión fue una experiencia al borde de la locura -todavía temblamos cuando en la prueba de sonido, a golpe de domingo, la mesa principal hizo "crash" y hubo que meter todo el equipo por la de monitores- en esta oportunidad todo fue mucho mejor. Para empezar el Cine Salesianos en relación a una discoteca como el CDB en la que habíamos realizado la primera producción es incomparable. Sí a eso le sumamos una mega pantalla de grandes dimensiones para que las proyecciones en 16 mm puedan brillar en todo su esplendor, entonces las diferencias ya son insalvables.

Porque, digan lo que digan, ver a Godspeed en un teatro, sentado cómodamente en una butaca, con casi 10000 watios de sonido, un escenario de más de más de 90 metros cuadrados y una pantalla de proyección de 40 metros cuadrados, es un experiencia única. Dos horas de éxtasis para la mente por mucho que caigan en la monotonía de los desarrollos, crescendos, progresivos, etc. Hay grupos en la esfera del post rock a los que este tipo de desarrollos no se les soportaría: Explosións, Modway, etc. En el caso de los canadienses el "defecto" hasta puede llegar a ser virtud.